24 de mayo de 2017

La constituyente: El plato que nadie pidió



Imagínese que entra en un restaurante y no le dan la carta, sino inmediatamente, te sirven un plato asqueroso que no pediste. Te sales del sitio indignado, pero te detienen, y hasta te reclaman  diciéndote “pero usted dijo que tenía mucha hambre, hay tiene, ¡coma!”.

No voy a analizar todo la truculenta tramoya de la constituyente que lo explica muy bien José Ignacio Hernández G en un artículo. Me voy a detener solo en lo primero y principal: El pueblo no lo pidió. Ni se asoma la intención que se le consulte preguntándole en un referendo con elecciones libres, secretas y universales:

“Quieres una nueva constitución (Si ó No)”

como se hizo en el ’99 con la constitución actual.  Simplemente se saltaron ese paso. Que por supuesto deslegitima toda lo que tenga que ver con esa revoltijo.

Lo que el pueblo sí pidió fue el referendo revocatorio, vilmente negado, el año pasado. Y las elecciones de Alcaldes y Gobernadores que tienen más de, escandalosamente, un año sin celebrarse y quieren retrasarlas 7 meses más ó cuando le salga del forro a la presidenta del CNE.

Lo que el pueblo pide todos los días y a todo pulmón es la salida del Gobierno de Maduro. Lo demuestran las fuertes y generalizadas protestas en todo el país de éstos últimos 50 días. Y constituyentes no solicitadas, y elecciones retrasadas al  infinito no engañan a los venezolanos ni detendrán las protestas.

2 de mayo de 2017

Limbo político ó El Referendo Revocatorio por otros medios



Todo el trágico año 2016 se fue buscando el Referendo Revocatorio Presidencial que fue detenido bruscamente en el último trámite. Tantas firmas, tantos documentos, tanta paciencia, tanto esfuerzo… esfumado. Y lo poco que va del 2017 lo está superando en desgracias, sin  tener una fecha probable para unas, siquiera, muy retrasadas elecciones regionales.

Para no hablar del 2014, con una larga lista de jóvenes asesinados  entre ellos Robert Redman y Bassil Dacosta, ahora la nueva lista del 2017 empieza con el nombre del joven Jairo Ortiz y termina por el momento con el también muy joven Juan Pablo Pernalete.

Pareciera que el año 2016 fue políticamente perdido, pero, yo quiero darle otra lectura. Por todos los medios el chavismo trata de descarrilar el natural y lógico devenir del país. Que no es otro que la inevitable transición hacia la democracia.

Ya no hay foro mundial que no denuncie lo que aquí acontece: OEA, MERCOSUR, ONU, Unión Europea. El régimen apesta y solo tiene el apoyo residual de otros regímenes tan mal olientes como ellos.  

A pesar del traspiés del mal habido dialogo, la oposición a través de la Mesa de la Unidad ha sabido llevar las riendas de las protestas. Manteniendo la unión a pesar de la desubicada opinión del Papa, que sin embargo, quiere colaborar con la solución de nuestro problema.

No hay que caer en las trampas de último minuto, de la que es tan adicto el chavismo. Una ilegal constituyente es solo un intento de voltear la trama para que en el extranjero y en Venezuela  el tema deje de ser, que no es otro, y que jamás debemos olvidar:  

La brutal represión y la ilegitimidad de este gobierno.

El pueblo venezolano está claro, ni diálogos, ni constituyentes, ni otros trucos que tengan bajo la manga, simplemente Maduro debe irse por renuncia o remoción. EL TSJ debe renovarse, debe ser designado nuevos rectores del CNE y realizar inmediatamente elecciones generales Regionales y Presidenciales.

2 de diciembre de 2016

El delito de preocuparse por los que sufren



Parece ser que hacer un donativo de medicinas no es un acto de caridad sino un delito. El peor delito que el régimen chavista puede concebir, hacerlos quedar mal en el extranjero, por que en Venezuela ya no pueden tener peor fama.



Resulta ser que las instituciones internacionales que, como Cáritas, personalidades como El cantante Nacho ó Lilian Tintori la esposa de Leopoldo López que tratan de hacer llegar medicinas de alguna manera a la población venezolana que está muriendo literalmente por falta hasta de los más elementales fármacos y insumos médicos son unos malvados que solo quieren lucirse.

Al contrario, estas personas y instituciones están haciendo algo que no es autopromoción, como el chavismo lo quiere hacer ver, ellos tratan de ayudar a los venezolanos en desgracia en un acto humanitario loable y necesario.

Porque todo esta desgracia de falta de medicinas es culpa, sin duda alguna de la pésima gestión de Maduro, y no hay forma de tapar eso. No pagarles irresponsablemente las divisas a las farmacéuticas, así como no pagarles a las aerolíneas no han dejado sin vuelos y sin medicinas.


Muchas medicinas solo se consiguen por envío de algún familiar desde el extranjero o rastreándolas por redes sociales como si estuvieras buscando un producto exótico.

La forma que este gobierno hace para combatir la crisis hospitalaria ha sido simplemente negarla. Ya había ocurrido con el dengue cuando encarcelaban a médicos por advertir sobre la epidemia, como parece están haciendo ahora con el Dr. Gonzalo Miller del Hospital Magallanes de Catia por aceptar insumos médicos donados

No importa cuanta gente muera, no quieren abrir los ojos ante la terrible situación. Y si otros toman la iniciativa ante la circunstancias lo criminalizan. Ni lavan ni prestan la batea, ni hacen ni dejan hacer. 


La expropiación de la donación de Cáritas que venía de Chile parece justificación de ladrón de limosna de iglesia “esa gente está regalando eso, entonces me la puedo quedar por que no es de nadie” con lógica parecida el SENIAT declaró “abandonado” el lote de medicinas y se lo quedaron aunque los donantes estuvieron pendientes  todo el tiempo del cargamento y cumplieron con todo los requisitos.

El chavismo tiene una deformada visión del beneficio público donde a cualquiera que no sean ellos lo que realizan esfuerzo por mejorar la situación de los venezolanos son malvados, porque  según su lógica, los únicos buenos son ellos aunque no hagan nada y se queden con los brazos cruzados.

Hay que recordar que el venerable José Gregorio Hernández murió donando medicinas